Por Norma Loto - Especial - Quizás no alcance con cerrar los ojos para imaginar algunas de las vivencias del Rainbow Warrior, el barco insigne de la organzación Greenpeace. Andar por la cubierta del “Guerrero del Arcoíris” es teñirse con el ruido de los mares del mundo que fueron testigos de las múltiples batallas ambientales libradas por Greenpeace. Y, estar como observadora de una parte de su cotidianeidad, es ser testigo del recorte de un Babel.

El barco Ranbow Warrior llegó a Buenos Aires, el pasado 5 de abril, en el marco de los 30 años de Greenpeace en Argentina.

Rainbow Warrior III es el tercero de una dinastía de barcos homónimos de Greenpeace. El primer barco de ellos fue hundido en 1985 por agentes franceses con el fin de evitar una incursión en aguas territoriales. Luego el Ranbow Warrior II estuvo 22 años junto a la organización y en 2011 fue la ONG Friendship que lo ha rebautizado con el nombre de Rongdhonu.

En 2011 y con el aporte de sus socios nació esta nueva versión, se trata de un “un barco de alta tecnología, también tenían que satisfacer los más altos requisitos medioambientales” (…) El nuevo Rainbow Warrior es tan rápido como la mayoría de los buques industriales, con lanchas neumáticas que pueden estar en el agua en cuestión de minutos, incluso con olas de 3,5 metros de altura. Su helipuerto permite que podamos observar el mundo desde el cielo, lo que nos hará posible encontrar barcos faenando ilegalmente o cargamentos de madera ilegal (…) . Es propulsado principalmente por velas de 1260 metros cuadrados, para reducir lo máximo posible su impacto ambiental”, detalla Greenpeace.

Durante el primer fin de semana de su estadía en Buenos Aire, ya lo han visitado más de 2000 personas.

Emili Trasmonte es el primer oficial de Rainbow Warrior y dice que le emociona el contacto con “las miles de personas que vienen a visitar el barco. Eso representa que hay millones de personas que piensan en salvar el medios ambiente en el que van a vivir sus hijos y es lo más importante del mundo”

Emili, es uno de los que anda y desanda por los ovillos de agua que dan marcos a los continentes. Este primer oficial recuerda como una de las vivencias más importantes el viaje en el que “perseguimos la plataforma de Shell, a través del Pacífico durante 7 semanas. Pusimos seis escaladores para decirle a Shell que 7 millones de personas nos apoyan para no que no se perfore el Artico, para frenar la carrera pro los combustibles fósiles”

El Rainbow Warrior III abrirá sus puertas también en Semana Santa, desde las 10 horas en Dársena Norte, Puerto Madero.

En Carrera 2015

Radio Política en Facebook

Twitter radiopolitica seguir

Sumate a Radio Política

Videos

  • Naciones Unidas pide más esfuerzos contra la "violencia institucional"

Políticos Argentinos Twitter